Un trato exquisito por David y su mujer y Didier el dueño. Un sitio encantador donde aseguro el relax, rodeado de campo y unas vistas excelentes. Las habitaciones de ensueño, el baño arabe no os cuento. Muy cerca de pueblos que visitar, como ronda, los pueblos blancos etc.